##plugins.gregg.open.access##

Resumen

En este trabajo se ilustran algunos mecanismos implementados por los mayas peninsulares de la comunidad de Nunkiní, Campeche, para apropiarse de la figura de san Diego de Alcalá, el santo patrono del pueblo. Basándome en datos etnográficos y en testimonios orales, me ocuparé de tres ámbitos en los que se ponen de manifiesto las profundas transformaciones y reelaboraciones que ha sufrido este personaje sagrado desde su llegada a Nunkiní. Pretendo mostrar cómo una entidad tan extraña al universo cultural indígena pudo pasar a convertirse en una deidad con características propias de las potencias mesoamericanas y una identidad marcadamente local.